imprescindibles de marsella

Esta lista de los lugares imprescindibles qué ver en Marsella, te puede ayudar a organizar una escapada a la segunda ciudad más grande de Francia.

El Puerto Viejo

Llamado Vieux-Port en idioma francés. Según la leyenda, Marsella nació aquí. Era un puerto ideal para protegerse del mar y de los enemigos.

El puerto marsellés está situado en el origen de la avenida de la Canebière, y en la actualidad sirve como puerto deportivo. Los talleres del puerto están clasificados como monumentos históricos. 

Es el lugar perfecto desde dónde empezar nuestra visita por Marsella. Si vas a primera hora de la mañana, puedes ver a los pescadores vendiendo su pescado fresco.

Es uno de los lugares más emblemáticos de Marsella. Es el punto de encuentro de los marselleses y visitantes. Aquí encontrarás variedad de restaurantes dónde probar la famosa Bouillabaisse.

También desde aquí podemos contemplar bonitos atardeceres.

Le Panier

La parte más antigua de Marsella, antiguo barrio de pescadores y armadores, antiguamente considerada una zona peligrosa.

Hoy en día es uno de los mayores atractivos de la ciudad. Podemos pasear tranquilamente por sus calles.  Las fachadas son pintorescas, están pintadas y los artesanos y alfareros han regresado a sus calles para abrir tiendas, comercios, bares, cafeterías y restaurantes.

Se puede empezar la ruta subiendo la rampa medieval des Accoules, y desde aquí ir descubriendo lugares como la Place de Lenche, una plazoleta muy bonita que está donde antes estaba el ágora griega, la Place des Treize Cantons con sus bares y la famosa chocolatería del Panier, la Vieille Charité, el antiguo hospicio hoy albergue de varios museos, el Taller Artera done los artesanos pintan las figuras de Belén, el taller de alfarería Sardine d’Argile o la hermosa Place des Moulins.

Os recomiendo llevar buen calzado y agua, ya que este barrio se encuentra en una zona alta y hay varias subidas tanto con rampas como con escaleras.

Fuerte de Saint Jean

El fuerte es un lugar que encierra mucha historia entre sus muros. Durante la Revolución Francesa fue prisión del Estado, y con la ocupación alemana, se convirtió en depósito de municiones, sufriendo una grave explosión en 1944 que dañó parte del edificio. Su reconstrucción se llevó a cabo en 1967.

Hoy en día, el Fort Saint Jean es uno de los monumentos más visitados de Marsella. Está conectado con la antigua ciudad portuaria a través de una pasarela que forma parte del MuCEM (Museo de las Civilizaciones Europeas y Mediterráneas). Tanto las vistas del puerto de Marsella como de la pasarela son preciosas.

Entre historia, cultura y panorama espectacular, no deja a nadie desapercibido, por eso es una parada imprescindible.

Si quieres llegar en transporte público, los autobuses que llegan hasta este extremo del puerto son el 49 y el 60. El ferry boat es otra opción.

Catedral La Major

De estilo romano y oriental es la Catedral de Marsella. Su verdadero nombre es Catedral Sainte Marie Majeure, es denominada La Major por los marselleses.

Es uno de los emblemas de Marsella, situada entre el Puerto Viejo y el barrio Le Panier y a escasos metros del MUCEM y el del Fuerte Saint Jean.

Es la única catedral construida en Francia en el siglo XIX. Sus espectaculares dimensiones son similares a las de la Basílica de San Pedro de Roma, lo que le permite acoger hasta 3.000 personas.

A parte de ser una iglesia, es la sede de la Arquidiócesis de Marsella y el hobbyhorse del Príncipe Luis Napoleón Bonaparte, quien colocó la primera piedra del nuevo edificio en 1852.

La construcción de la nueva Catedral comenzó el 26 de septiembre de 1852 y duró más de 40 años, se terminó en 1893.

Horario de visita: de martes a domingo de 10h a 19h.

Notre Dame De La Garde

Este monumento de Marsella está situado en la colina más alta cerca del Puerto Viejo, a una altitud de 150 metros. El campanario de Notre Dame de la Garde alcanza una altura de 41 metros. 

A pesar de lo que muchos visitantes piensan, Notre Dame de la Garde, no es una catedral, sino una basílica.

Fue diseñada por el arquitecto Henry Espérandieu, una obra maestra de estilo romano bizantino con piedras decoradas con mosaicos.

A pesar de estar algo alejada, atrae muchos visitantes, además de por su arte, por las espectaculares vistas que hay de la ciudad y el puerto.

Horario de visita: todos los días de 7.00h a 18.15h.

Palais Longchamp

Es uno de los monumentos más bellos de Marsella. Este maravilloso parque en el centro de la ciudad no te dejará indiferente.

En la primera visita, te recomiendo que entres por el Boulevard Longchamp, es impresionante. El edificio fue creado para celebrar la llegada del agua por el Canal de Marsella

El edificio, creado para celebrar la llegada del agua por el Canal de Marsella. Dos escaleras pasan junto a la fuente y permiten acceder a los museos (en el ala izquierda está el Museo de Historia Natural, y en el ala derecha se encuentra el Museo de Bellas Artes), pero también a los tres jardines del otro lado.

Cours Julien

El Cours Julien es «el barrio hipster», es el barrio más grande de Francia dedicado al arte urbano.

Pasea por las calles llenas de colores de este barrio, seguro que te gustará. Si tienes suerte puedes coincidir con alguno de sus mercados: el mercado de La Paine, el mercado de los creadores, el mercado de los agricultores, el mercado de la agricultura ecológica, entre otros.

En la plaza de Notre Dame du Mont, encontrarás numerosos bares y restaurantes.